viernes, 3 de diciembre de 2010

AY QUIÉN MANEJA MI BARCA.. QUIÉNNN

Vaya! pues parece que las olas de mi mar no eran tan quedas y me han llevado poquito a poco a la orilla de la lucha activa por lo que quiero. Y lo he hecho.

He dejado de regodearme en la autocompasión y he depositado mi voto en la urna. Así me siento parte integrante e importante de este proceso. De esta manera, puedo discutir, quejarme o alegrarme por lo que pasa. La participación legitima mi derecho al pataleo, (si es que quiero ejercerlo), y mis acciones encaminadas a mejorar, aunque sea en mi entorno más cercano... que no es poco.

En mi isla ya no hay mar de fondo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario